Marcelino Camacho.

Cuando Marcelino Camacho y Josefina Samper buscaron piso en Madrid, a principios de los años 60, se decidieron por el barrio de Carabanchel, y no por Canillejas, donde Marcelino tenía su trabajo en la fábrica Perkins, por un simple motivo: la cárcel estaba más cerca. Bien sabían ambos que, por aquel entonces, la vida que habían elegido les iba a tener más tiempo en prisión que en libertad. Esta anécdota la cuentan ambos en la película documental Lo posible y lo necesario, de 2018, dirigida por Adolfo Dufour, sobre la vida del primer Secretario General de Comisiones Obreras. Marcelino y Josefina lo recordaban entre risas, pero el hecho en sí es tan serio y tan elocuente sobre una forma de ser que estremece.

El documental, de realización austera, está armado sobre sobre guión del propio director, Adolfo Dufour, de Pablo Mínguez y del hijo de Marcelino, Marcel Camacho Samper. Cuenta la vida de Marcelino, desde su infancia y juventud en Soria, como hijo de un obrero ferroviario que destaca en la escuela pero que se ve obligado a dejar los estudios, hasta el sigo XXI, luchando aún por los derechos de los trabajadores. La película recorre el viaje vital y político de Marcelino. En 1935 se une al Partido Comunista de España, un año más tarde tendrá que cruzar a pie la Sierra de Madrid, para unirse a las tropas republicanas. En los estertores de la guerra, es detenido tras el golpe de Casado —no será la primera vez que la traición le busque la espalda—. Enviado a un campo de concentración en Marruecos, se fuga y consigue llegar a Oran (Argelia), donde conocerá a otra joven exiliada comunista, Josefina Samper, con quien se casará, tendrá dos hijos y compartirá la vida entera.

El documental de Dufour se detiene gran parte de su metraje, como es lógico, en las décadas de los 60 y 70, cuando Marcelino se fragua y convierte en el gran dirigente sindical español. El nacimiento de las comisiones obreras y su desarrollo como primera fuerza sindical y como movimiento sociopolítico que contribuye fenomenalmente a generar la crisis final de la dictadura. En los minutos finales del film llegamos a los años 90, hasta la celebración del 6º Congreso de CCOO, momento clave en la historia del sindicato, que se resuelve con el infame ataque a la presidencia de Marcelino y en pos de un sindicalismo pactista y huidizo de la confrontación clasista.

Marcelino manifestó en más de una ocasión el peligro de aceptar ciertos marcos. Entre el marco de lo posible, determinado por los de arriba, y el marco de lo necesario, determinado por la realidad de quienes todo lo producimos, suele haber un abismo.

Marcelino eligió lo necesario y dedicó su vida a luchar por ello. Así rompió los marcos que en tantos momentos establecían qué era posible y qué no. Fue un joven indómito, luego un dirigente obrero al que toda la represión de la dictadura no pudo doblar, y finalmente un “viejo militante de las causas justas” —como él mismo se definía— al que no pudieron domesticar, y quizás esto sea lo que más les sigue molestando a algunos.

No Comments Yet

Comments are closed

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies