Los días 20 y 21 de mayo la socialdemocracia española levantó los dos pilares sobre los que asentará su estrategia en el próximo periodo: la moción de censura planteada por Podemos y el cambio de liderazgo en el PSOE. La clase obrera debe trazar su propio camino, no dejándose atrapar por las falsas ilusiones que trata de levantar la socialdemocracia.

Un nuevo PSOE para defender el capitalismo.

La crisis capitalista abrió un periodo de reorganización del sistema político español. Surgieron nuevas formaciones políticas que vinieron a perfeccionar el bipartidismo sobre el que se articula la democracia burguesa, como antídoto frente a la desconfianza popular en las instituciones capitalistas.

El resultado de las primarias en el PSOE es parte del proceso de reorganización y modernización del sistema político. El capitalismo necesita mantener atrapado al movimiento obrero en la disyuntiva de elegir entre el modelo de gestión liberal, representado por el PP y Ciudadanos, y un modelo de gestión socialdemócrata representado por el PSOE de Pedro Sánchez y por Podemos.

Ninguna confianza en la socialdemocracia.

El Partido Comunista llama a la clase obrera a no caer en la trampa, a no depositar ni la más mínima confianza en las fuerzas de la socialdemocracia. Durante cuatro décadas el movimiento obrero y popular ha vivido atrapado en la lógica del bipartidismo, mientras arrasaban nuestros derechos e intensificaban la explotación.

Debemos aprender de la experiencia reciente. La modernización de la socialdemocracia no altera su carácter de clase, tal y como se ha demostrado en Grecia, donde en una operación muy similar, el Gobierno de Syriza aplica con mano de hierro las mismas políticas que decía querer combatir.

La cuestión no es elegir a quién nos explota. Lo que las masas obreras y populares debemos decidir es si queremos seguir viviendo en un sistema que explota y oprime a las grandes mayorías trabajadoras o si se lucha por derrocar este sistema político. No se trata de elegir a nuestro amo, sino de terminar con los amos, con todos los amos.

Por un país para la clase obrera.

La lucha es por el poder, por derrotar al capitalismo y a quienes lo defienden, por construir un país para la clase obrera y el pueblo. Un país en el que la propiedad de los medios de producción sea socializada, en el que la economía sea planificada centralmente, un país en el que los trabajadores organicen y dirijan la producción para atender a las necesidades sociales y no para enriquecer a una minoría parasitaria.

¡Llamamos a derrotar las políticas del Gobierno del PP!

¡Llamamos a no depositar ninguna confianza en la socialdemocracia!

¡Llamamos a fortalecer la lucha obrera y la lucha popular!

¡Llamamos a luchar junto al Partido Comunista por un país para la clase obrera!

No Comments Yet

Comments are closed

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies