Declaración pública de presentación del PCTE. Madrid, 3 marzo de 2019.

La historia del siglo XX no se puede entender sin el papel jugado por el Partido Comunista en el desarrollo de los procesos sociales y su impulso decisivo en la lucha de clases que llevó a que en una gran parte de países del planeta se construyese el socialismo-comunismo. Sin embargo, la contrarrevolución en los noventa en la Unión Soviética y los países de Europa del Este, provocó el desarme ideológico y político de los Partidos Comunistas, transformándose una gran parte en partidos socialdemócratas que aspiraban a aliviar los efectos del capitalismo, renunciando a la tarea histórica de la conquista del poder político por la clase obrera y sus aliados.

Estos procesos de mutación de los Partidos Comunistas tuvieron su resistencia en grupos de comunistas que como se expresó en alguna ocasión, cavaron una trinchera para resistir la ofensiva ideológica del capitalismo. Desde esa trinchera, muchos comunistas comenzamos a construir el Partido Comunista, pero sin duda lo que fue válido hace unas décadas no sirve para cumplir con las tareas actuales que necesita la clase obrera para nuestra revolución. Los y las comunistas no nos conformamos con seguir resistiendo en la trinchera, estamos decididos a marchar a la ofensiva.

En los últimos años, los y las comunistas en España hemos tenido que afrontar retos para superar la deriva que estaba conduciendo al Partido a un callejón sin salida, con un papel testimonial en la lucha de clases y condenándolo a la marginalidad.

La influencia del eurocomunismo en las organizaciones comunistas en España va más allá de conducirlas a abandonar formalmente el marxismo leninismo (o de aceptarlo de forma meramente estatutaria).

La presencia del eurocomunismo, a pesar de un pretendido abandono de sus postulados, sigue patente en organizaciones que se reclaman comunistas, y ello se manifiesta en aspectos como la excesiva confianza en las instituciones y parlamentos, la concepción de una etapa intermedia entre el poder burgués y el socialismo, así como en la propia naturaleza del partido, en el que existen corrientes internas que atentan contra una pretendida recuperación del centralismo democrático.

Avanzar en la construcción del Partido significa una mayor capacidad de intervención entre las masas, principalmente entre la clase obrera, allí donde se produce la contradicción fundamental entre el capital y el trabajo, es decir, los centros de trabajo. Por eso, es imprescindible para que el Partido Comunista regrese, que seamos capaces de fortalecer el debilitado movimiento sindical y obrero, actualmente en posiciones de pacto social y que seamos capaces de elevar su conciencia social. La tarea denominada por nuestro XI Congreso como Giro Obrero es la tarea esencial de la militancia comunista para superar nuestra debilidad y avanzar en la construcción de un Partido basado en células organizadas en los centros de trabajo.

Además, este avance del Partido no se puede dar sin la incorporación de la mujer trabajadora a nuestras filas. A pesar del avance de la concepción interclasista en la lucha de las mujeres, los y las comunistas en este país debemos ser capaces de poner de relevancia los logros que las mujeres conquistaron en los países socialistas, así como el papel protagónico que muchas mujeres comunistas (protagonizaron) desempeñaron a todos los niveles tanto en la vida del Partido como en el desarrollo de las luchas sociales.

Indispensable mencionar en este artículo el papel que ha jugado la juventud comunista en la construcción del Partido y las revoluciones socialistas. Su empuje, su entusiasmo y su claridad política ha sido demostrada a lo largo de la historia, desde la decisiva fundación del Partido Comunista en España, con la incorporación a la III Internacional de la Federación de Juventudes Socialistas en 1920, hasta recientes episodios en los que los Colectivos de Jóvenes Comunistas en abril de 2017 plantaron cara a las pretensiones del grupo liquidador.

Este análisis de la realidad, hace que los y las comunistas tengamos que dar en los próximos meses un gran salto cualitativo en la historia del movimiento comunista en España, rompiendo con las ataduras que limitaban nuestro desarrollo. Por ello, durante los próximos meses se situarán fechas que serán históricas para el Partido Comunista en España, con el gran reto de ilusionar, SÍ, ilusionar, a miles de comunistas en España que están fuera del Partido, militando en otras organizaciones o desafortunadamente en sus casas, recuperando lo mejor de la lucha de miles de militantes que en este país dieron su vida en heroicas causas por el progreso de la Humanidad.

En el año del centenario de la Internacional Comunista, esta es la tarea principal: “que el Partido Comunista regrese”.

No Comments Yet

Comments are closed

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies