Hemos declarado abiertamente nuestro apoyo al Partido Comunista de Venezuela (PCV) y a la candidatura de la Alternativa Popular Revolucionaria (APR) en las elecciones legislativas que se celebran hoy en Venezuela. El apoyo de un PC a otro PC en una batalla política no debería extrañar a nadie, pero en esta ocasión asistimos con perplejidad al fenómeno, que no es nuevo, de que sectores del movimiento comunista opten por dar su apoyo a otras fuerzas políticas en lugar de a sus camaradas.

Algo similar vimos hace no muchos años en Grecia, cuando algunos “comunistas” preferían expresar su apoyo a la nueva socialdemocracia de SYRIZA antes que al Partido Comunista de Grecia (KKE). En general, este tipo de apoyos siempre vienen precedidos de campañas de desprestigio contra los partidos comunistas y obreros, bajo las manidas referencias al “dogmatismo” o al “sectarismo” de nuestras organizaciones. Siempre la misma dinámica y siempre auspiciada bajo los mismos argumentos frentistas encaminados a subordinar la posición independiente de los comunistas a los intereses de otros grupos, capas y clases sociales.

¿En qué momento puede alguien que se considera comunista, que forma parte de un partido comunista, apoyar a un partido socialdemócrata antes que a los camaradas con los que le unen -supuestamente- lazos de fraternidad, internacionalismo y camaradería, y con quien además comparte espacios comunes a nivel internacional?

La posición del PCV es totalmente legítima y está sumamente argumentada. Para cualquiera que haya estado atento a la situación política venezolana en los últimos años, es evidente que el país caribeño no está construyendo ningún socialismo y que la brutal crisis que está padeciendo deriva precisamente de no haber alterado las bases capitalistas de la economía del país, lo que ha permitido que la guerra económica, diplomática y mediática lanzada por potencias como EEUU o la UE, esté incidiendo de forma especialmente grave en las condiciones de vida de la población del país.

En lugar de hacer una reflexión general sobre la situación venezolana, sobre las causas y condiciones de desarrollo de la crisis capitalista en el país, sobre las limitaciones de un modelo que habla de soberanía, pero no ha sido capaz de sentar las bases económicas que sean capaces de garantizarla, algunos “comunistas” prefieren cargar las tintas contra el PCV por ejercer su independencia y por situar sus legítimas críticas en el debate político del país, en el momento además en que se produce un proceso electoral. Para algunos esto es dar oxígeno a la derecha golpista, pero la realidad es que sólo desde un cinismo atroz puede acusar al PCV de trabajar para la oligarquía y la derecha quien pacta con la oligarquía y la derecha.

La tesis del “conmigo o contra mí” que han utilizado el gobierno venezolano, el PSUV y sus voceros contra el PCV, la censura indisimulada con que han castigado a sus candidaturas, trata de ocultar las deficiencias de un modelo que sigue siendo capitalista y que no da visos de encaminarse por otros derroteros. Los comunistas venezolanos no sólo tienen el derecho a exponer abiertamente sus análisis y sus opiniones, sino que es su obligación para con la clase y el pueblo trabajador de Venezuela.

Seamos claros, pretender silenciar a los comunistas exigiéndoles subordinación a proyectos ajenos no es propio de comunistas. Mucho menos lo es querer destruir al PCV fusionándolo con el PSUV, como algunos pretendieron hace años. No es tan fácil silenciar al gallo rojo. No lo lograron quienes, a lo largo de sus casi 90 años de vida, encarcelaron a sus diputados, desaparecieron y asesinaron a sus dirigentes, torturaron a sus militantes, ilegalizaron su personalidad jurídica, clausuraron sus periódicos, infiltraron provocadores, estimularon artificiales fracciones o pretendieron sobornar y corromper a sus dirigentes. Mucho menos lo lograrán ahora.

No Comments Yet

Comments are closed

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies