Dolores Ibárruri, Pasionaria, uno de los «cien niños» que fundaron el primer partido comunista en España.

El 15 de abril de 1920, la Federación de Juventudes Socialistas se reunía en Madrid para discutir un orden del día que incluía un único punto: “Necesidad de transformar la Juventud Socialista en Partido Comunista”. Nace el Partido Comunista Español como Sección Española de la Internacional Comunista, un hecho de una enorme significación histórica que marcaría el devenir de la lucha de clases en España.

El triunfo de la Gran Revolución Socialista de Octubre en Rusia marco el inicio de un intenso debate en las organizaciones obreras españolas, muy especialmente en el Partido Socialista Obrero Español, en la Federación de Juventudes Socialista y en la Unión General de Trabajadores. En España se vivía una marcada intensificación de la lucha de clases. Las luchas revolucionarias del proletariado y del campesinado pobre en agosto de 1917, y su intensa represión estatal, aún hervían en la cabeza de las masas obreras y populares cuando llegó a nuestro país la noticia del triunfo bolchevique en Rusia.

En las filas del socialismo español se intensificaba el debate entre las posiciones reformistas y las revolucionarias, que desde 1914 venían defendiendo el internacionalismo proletario frente a las simpatías hacia los países aliados en la guerra imperialista que manifestaban distintos sectores del PSOE. La fundación de la Internacional Comunista, en marzo de 1919, situó el debate en un nivel superior: había que decidir si el viejo PSOE seguía los pasos de la II Internacional, en plena bancarrota, o se adhería a la nueva y pujante Internacional Comunista, hacia la que tendían los más consecuentes revolucionarios de todos los países.

En el movimiento obrero español surge en Comité Nacional de Partidarios de la Tercera Internacional, acompañado por M. N. Roy y M. M. Borodin, delegados enviados por la Internacional Comunista. Tras las más variadas maniobras, en el Congreso del PSOE celebrado en 1919 los viejos dirigentes socialistas conseguían dilatar la decisión de ingresar en la I.C., que contaba con la simpatía mayoritaria de los delegados, conocidos como “terceristas”. El PSOE no aceptará las 21 condiciones de ingreso en la Internacional Comunista, dando el impulso final para la fundación del conocido como partido de los “cien niños”, nombre con el que bautizaron sus adversarios al Partido Comunista Español dada la juventud de sus fundadores, entre los que destacaba la joven Dolores Ibárruri.

El primer partido comunista fundado en España era, al mismo tiempo, resultado directo del impulso que supuso el triunfo de la Gran Revolución de Octubre, del nacimiento de la Tercera Internacional y de la situación creada en España en el periodo 1917-1920, que pasaría a la historia como el “Trienio Bolchevique”. Todo ello condujo al 15 de abril de 1920, fecha fundacional del comunismo español como fuerza política independiente a la que seguirían muchas otras, dando lugar finalmente a la fundación del Partido Comunista de España, en noviembre de 1921, tras la celebración del III Congreso de la Internacional.

No Comments Yet

Comments are closed

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies